Fachadas de piedra con Sabbia textura suavizada.

fachada aplacado piedra natural

Fachadas de piedra con Sabbia en textura suavizada.

Solnhofen Sabbia es una piedra caliza de origen marino, de gran dureza, pero de fácil labra, lo que la convierte en una piedra ideal para aplacado de fachada en estándar y gran formato.

Sus características técnicas cumplen ampliamente los requisitos demandados en la construcción.

Sabbia está presente en las exigentes fachadas del frío norte de Europa con lluvia, nieve, polución y lluvia ácida,  hasta las cálidas regiones de Oriente medio,  donde la abrasión por arena y las diferencias térmicas entre el frío de la noche y el calor del medio día, ponen a prueba la capacidad de nuestras piedras.

En paramento vertical admite cualquier tipo de acabado, aunque el abrillantado está desaconsejado, debido a que el sol y la lluvia tienden a matear la piedra con el paso del tiempo.

El acabado suavizado, es un pulido mate. Hace que se remarque la estructura de la piedra, como pueden ser sus fósiles y minerales, ya que es de origen marino.

 

La tonalidad también se ve reforzada.  Las piedra naturales se diferencian de los materiales sintéticos en que la formación de los bancos puede haber sido alterada por presencia de diferentes minerales en distintas cantidades,  a lo largo del proceso geológico de la sedimentación de la piedra,  con lo que se obtiene en cada tablero la unicidad de lo natural.

Por su tono beige muy natural y cálido, Solnhofen Sabbia combina muy bien con otros materiales y colores.

También los acabados no rugosos facilitan la autolimpieza de la piedra. El diseño de la fachada ha de tener en cuenta que el agua de lluvia va a limpiar la fachada al correr por la superficie. De esta manera no se acumulan depósitos de polvo o polución, que afean el edificio y son causa de actuaciones costosas de restauración.

Las piedras pueden aplacarse con cemento cola especial para fachadas. En este caso contra más finas, menos peso ha de soportar el adhesivo.  Requiere una gran maestría en el tiempo de aplicación de la pasta de agarre y el uso de un cemento de altísimas prestaciones de seguridad contra el desprendimiento. Es el peligro de desprendimiento el principal cuidado de este método, sobre todo en fachadas altas.

La opción por excelencia es colocar en muro o fachada ventilada. Para ello el espesor ha de ir acorde a la altura y exigencias del edificio.

Existe la opción de anclajes puntuales o estructura metálica. La fachada ventilada ofrece un plus en confort térmico, actuando de regulador de la temperatura.

Podemos suministrar cualquier formato desde despiece regular pequeño a grandes piezas, ya que los bloques son de gran tamaño. Tampoco hay restricciones en cuanto a cantidades.

Debido a las buenas características técnicas, los detalles constructivos se realizan fielmente. Pulidos, biseles, ranuras, agujeros de anclaje, rieles, rebajes etc. no son ningún problema.

 

 

CompartirShare on Facebook2Tweet about this on TwitterPin on Pinterest15Share on Google+0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *